Existencia de una fuente de calor bajo la Antártida, y la NASA pretende saber por qué

La NASA ha encontrado nuevas pruebas de la existencia de una fuente de calor geotérmica bajo una región de la Antártida llamada La Tierra de Marie Byrd, que explica en parte el derretimiento que crea lagos y ríos bajo la capa de hielo.

Aunque la fuente de calor no es una amenaza nueva o creciente para la capa de hielo de la Antártida occidental, puede ayudar a explicar por qué la capa de hielo colapsó rápidamente en una era anterior de cambio climático rápido, y por qué es tan inestable en la actualidad.

La estabilidad de una capa de hielo está estrechamente relacionada con la cantidad de agua que la lubrica desde abajo, lo que permite que los glaciares se deslicen más fácilmente. Comprender las fuentes y el futuro del agua de deshielo en la Antártida Occidental es importante para estimar la velocidad a la que se puede perder hielo en el océano en el futuro.

El lecho de roca de la Antártida está lleno de ríos y lagos. Muchos lagos se llenan y drenan rápidamente, forzando a la superficie del hielo a cientos de metros sobre ellos a subir y bajar hasta 6 metros. El movimiento permite a los científicos estimar dónde y cuánta agua debe existir en la base.

Comentario: Un lector nos escribió lo siguiente:

“Llevo más de una década tratando de explicarles obstinadamente que los cambios magnéticos no dipolares al centro de la pluma del manto son la causa de este derretimiento y del cambio climático. Nos dirigimos hacia una total inversión (siempre nos acercamos o alejamos a una, pero ahora estamos muy cerca. Como resultado del último cambio de los polos magnéticos, el hielo de la Antártida se derritió por completo, y el nivel del mar aumentó de 50 metros. (Puede resultar extraño escucharlo, pero dejar de fumar no será de gran ayuda.)

La idea antigua de la pluma del manto tiene cierto mérito, pero el flujo no viaja hasta la superficie. Es cuatro veces más lento de lo que se necesitaría. Y me quedo corto. El cambio geomagnético y el gravitacional, los mapas eustéticos y geodésicos, sumados a la actividad sísmica… todo tiene sentido, mientras que los mapas de CO2 de la troposfera no lo corresponden, sino que muestran los valores de CO2 en la profundidad de los océanos y, extrañamente, en cuencas sedimentarias.

La idea del calentamiento global antropogénico no es una conspiración, sino simplemente una nueva religión mundial. Ha surgido a raíz de la ignorancia de los científicos del clima en materia de geomagnetismo. Como si eso fuera poco, esos científicos no saben leer los contornos temporales y con diversas capas en los mapas donde figuran cambios.”

Powered by WPeMatico

Similar posts