Donald Trump, ¿año triunfal?

Hace un año los ciudadanos de EEUU desobedecieron a la ‘elite cosmopolita’ y eligieron a Donald Trump. El nuevo presidente no ha cumplido todavía la mayoría de sus principales promesas, salvo el nombramiento de un juez conservador y anti-estatista para el Supremo. Con un Partido Demócrata destrozado, sus principales adversarios están en el Republicano.

Cuando faltan tres años para las siguientes elecciones presidenciales en EEUU, puedo decir que conmigo Donald Trump ya ha cumplido.

Por un lado, nombró al jurista Neil Gorsuch, de 50 años de edad, pro-vida y contrario a las tendencias socializantes y al activismo judicial, para la vacante que había en el Tribunal Supremo desde la muerte del conservador Antonin Scalia, nombrado por Ronald Reagan en 1986. El Supremo, que es la institución más importante del país más importante de la Tierra, sigue con una débil mayoría conservadora que puede revertir algunas de las leyes más aberrantes y liberticidas de Obama.

La desolación de los progres

Y por otro lado me ha dado horas de carcajadas por el espectáculo de los súbditos y pretorianos del Imperio Progre echando espumarajos de rabia. Gracias a él contemplamos a los progres de Europa y América defendiendo como fuente de autoridad a la CIA cuando ésta afirmaba que Rusia ayudó a Trump a ganar las elecciones. ¡La misma CIA del fiasco de las armas de destrucción masiva en Irak y que intervino en el golpe de Chile en 1973, la CIA a la que consideraban un peligro para la democracia y un nido de conspiranoicos!

“¡Mira lo que dice la CIA!”, escuchaba en el bar y el autobús, y me tapaba la sonrisa aguantándome las ganas de replicarles: “¿Esa CIA que financiaba al PSOE y que no derrocó a Franco?”.

Powered by WPeMatico

Similar posts