Vitamina K2: Un elemento esencial para la salud ósea y cardiaca

La vitamina K es una vitamina liposoluble, que es bien conocida por su rol en la coagulación sanguínea. Sin embargo, existen dos tipos diferentes de vitamina K,1 y cada una brinda su propio conjunto de beneficios para la salud.

La vitamina K1 es la principal responsable de la coagulación sanguínea, mientras que la vitamina K2 actúa sinérgicamente con el calcio, magnesio y vitamina D para proporcionar un sin número de importantes beneficios para la salud que, entre otros, incluye a los siguientes:2
Previene la osteoporosis.3Previene el endurecimiento arterial (aterosclerosis)4 y disminuye el riesgo de ataques cardiacos.5Envía el calcio a los huesos, lo cual los fortalece aún más, y a sus dientes, para ayudar a prevenir las caries. También, evita que el calcio llegue a las áreas incorrectas, como a los riñones, donde podría producir cálculos renales, o a los vasos sanguíneos, donde podría desencadenar una enfermedad cardíaca.Produce insulina para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre (sustenta la sensibilidad del sistema para mantener los niveles adecuados), lo cual le protege contra la diabetes y ayuda a prevenir problemas metabólicos relacionados con la obesidad.Optimiza la función sexual, a través de aumentar los niveles de testosterona y la fertilidad en los hombres.Disminuye los niveles de andrógenos, las hormonas masculinas, en mujeres con síndrome de ovario poliquístico.Suprime los genes que podrían promover el cáncer, mientras que fortalece los genes que promueven las células sanas.El estudio Prospectivo Europeo Sobre Cáncer y Nutrición (EPIC, por sus siglas en inglés) de 20106 encontró que consumir elevadas cantidades de vitamina K2–no K1-disminuye el riesgo de cáncer, y reduce en un 30 % el riesgo de morir por causa de cáncer.7Mejora la capacidad para utilizar la energía conforme hace ejercicio, lo cual mejora el rendimiento general.Ya que la vitamina K2 funciona como un portador mitocondrial de electrones, también ayuda a mantener la producción normal de ATP, durante una disfunción mitocondrial, como la que sucede con la enfermedad de Parkinson.8Protege contra las deficiencias neurológicas, incluyendo la demencia.Previene las enfermedades infecciosas, tales como la neumonía.Disminuye la actividad de la enfermedad en los pacientes que padecen artritis reumatoide,9 y en combinación con la vitamina D, y corrige la osteoartritis de la rodilla.10,11,12Reduce el riesgo de osteoporosis y fracturas espontáneas en adultos con parálisis cerebral.13Apoya una función inmunológica saludable.Apoya el crecimiento y desarrollo del feto durante el embarazo.

Powered by WPeMatico

Similar posts