ENFOQUE SOTT: Un nuevo estudio halla lo mismo que han encontrado los estudios anteriores: Las directrices alimenticias sobre el consumo de grasas no están respaldadas por la ciencia

En esta Navidad obtuve uno de los mejores regalos que pude pedir: un estudio que destroza las directrices alimenticias del gobierno. Papá Noel, me conoces tan bien.

El estudio se encuentra aquí, o si usted tiene una cuenta en Medscape (que es gratis), puede encontrar el estudio original aquí. Curiosamente, uno de los investigadores del estudio fue el Dr. Zoë Harcombe, autor de The Harcombe Diet y muy reconocido en el ámbito de las dietas bajas en grasas y altas en carbohidratos. Su feed de Twitter es generalmente muy informativo.

El estudio es en realidad el cuarto de una serie que ha mostrado la completa falta de evidencia para las directrices dietéticas del gobierno (específicamente de EEUU y el Reino Unido) con respecto a la asociación entre las muertes por enfermedad coronaria cardíaca (CHD por sus siglas en inglés) y el consumo total de grasa. Esta serie de estudios es excelente por muchas razones, pero lo que encabeza la lista para mí es el hecho de que muestra que nunca hubo ninguna base científica para las directrices dietéticas que recomiendan la restricción del consumo total de grasas, o específicamente, el consumo de grasas saturadas, sobre la base del propósito declarado de esas directrices: detener la tendencia al aumento de muertes por enfermedad coronaria cardíaca.

Powered by WPeMatico