ENFOQUE SOTT: Merkel se acerca al acuerdo de coalición para un nuevo gobierno, pero ¿a qué costo?

Hubo alivio en Berlín y Bruselas hoy porque el partido de Angela Merkel, la Unión Democrática Cristiana (CDU) de centro-derecha, y su aliado bávaro, el CSU, anunciaron que, en principio, estaban en vías a formar una coalición recurrente del gobierno anterior de Alemania con el partido socialdemócrata (SPD) de centroizquierda de Martin Schulz. Sin embargo, el acuerdo aún no está cerrado puesto que los miembros del SPD no votarán sobre ningún acuerdo hasta que celebren un congreso especial el 21 de enero. Y aún así, según predice Horst Seehofer, jefe del CSU, podría ser que un gobierno no entre en vigor hasta abril, unos 6 meses después de las elecciones a finales de septiembre de 2017.

Esto es territorio desconocido para la Alemania moderna. Los procesos electorales prolongados son algo a lo que están acostumbrados a burlarse de los italianos, pero en vista de que, tanto el partido de Merkel como el de Schulz registraron los peores resultados electorales desde la República de Weimar, en gran medida la inestabilidad política ha regresado a Alemania. A diferencia del gobierno de la “gran coalición” entre los partidos CDU/CSU-SPD del periodo 2013-2017, esta vez el partido más grande al que se enfrentan en el Bundestag es el AfD (Alternative für Deutschland), que, como nuevo partido nacionalista de derechas, plantea una “amenaza peligrosa” (desde el punto de vista del establishment) como oposición “oficial”.

Powered by WPeMatico