ENFOQUE SOTT: Acerca de esos misiles “bonitos, nuevos e inteligentes” y los emplazamientos de “armas químicas” en Siria

A lo largo del siglo XX, la capacidad de Estados Unidos para proyectar el poder y dominar la geopolítica mundial se basó, en gran medida, en la percepción general de que Estados Unidos era la fuerza militar más poderosa del mundo. En la mayoría de los casos, la simple amenaza de esta proeza militar fue suficiente para lograr que las cosas se hicieran a la manera americana u occidental. Por lo tanto, mantener la creencia generalizada en la preeminencia militar de EE.UU. es extremadamente importante para el establishment estadounidense, y cualquier acontecimiento que pueda exponer una realidad diferente debe evitarse a toda costa. Cuando se demuestra físicamente el poderío militar de EE.UU./Occidente, es necesaria una campaña de propaganda cuidadosa y una gestión de los medios de comunicación acerca de sus resultados, hasta el punto de incluir mentiras rotundas sobre el desempeño de la tecnología militar utilizada. Esto no es ninguna sorpresa.

Powered by WPeMatico